¿Has oído hablar de BREEAM?

¿Qué certificados sostenibles conoces?

En los últimos años, algunos sellos de certificación como son LEED, BREEAM, PASSIVE HOUSE o VERDE han llegado para quedarse pero, ¿Cuándo y dónde nació este interés en certificar los edificios con un sello de sostenibilidad? ¿Por qué?

Aproximadamente un 30% de las emisiones de dióxido de carbono que se liberan a la atmósfera se deben a la industria de la construcción y al propio uso del edificio. Actualmente, 1 m2 de construcción puede emitir en torno a 2,5 toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil. Es decir, los edificios pueden contaminar hasta 4 veces más que los vehículos.

Es por ello por lo que nace el interés en certificar lo sostenibles que son los edificios, evaluando distintas características y parámetros de la envolvente, materiales o gestión del agua entre otros. En 1990 se crea como tal, el primer sello certificado sostenible BREEAM, que inspiró al resto de certificados que surgieron después.

BREEAM® fomenta una construcción más sostenible que repercute en beneficios de ahorro, salud y ambientales para todas las personas vinculadas a la vida de un edificio (inquilinos, usuarios, promotores, propietarios, gestores, etc.) al tiempo que traslada la Responsabilidad Social Corporativa de la empresa a la sociedad y al mercado de forma inequívoca y fácilmente perceptible.

BREEAM ES es el único adaptado al idioma, normativa y práctica constructiva de España. La adaptación fue realizada en el año 2010 con la participación de +200 profesionales de todas las partes implicadas en el proceso constructivo y que hoy en día se mantiene actualizada con grupos de trabajo y un órgano consultivo. En España, fue la Fundación Instituto Tecnológico de Galicia quien elabora el Manual Técnico de BREEAM ES Nueva Construcción ©. BREEAM, con presencia internacional, ya se ha adaptado a 9 países en todo el mundo. 

Esto hace que sea un certificado que realmente se adapta a las necesidades del clima del lugar en el que se implantan los edificios.